EL AUDITOR INTERNO Y LOS “STAKEHOLDERS” O PARTES INTERESADAS

GJ1CA4YISLMCA6Z87OLCAT7L4JSCAV6VGM3CAH986ZTCAH6I29OCA3EVXQMCA1ACUFVCA2ZO5CLCANVBKY6CAZX4F7VCAZG7769CA64L0R5CA0EMKDKCAP1IP9ICA5E7YQ6CAQA99VKCABBR0SXDel auditor interno se espera que, mediante sus evaluaciones, contribuya a identificar deficiencias que no permite el uso eficiente y eficaz de los recursos administrativos y operacionales de la entidad.

Además, como parte esencial en el cumplimiento de sus responsabilidades, el auditor interno evalúa el cumplimiento de las leyes y regulaciones, normativas o guías, que aplican a la entidad, para que esté cónsona, en el cumplimiento con las agencias reguladoras del sector gubernamental, tanto estatal o federal.

Por lo tanto, el auditor interno, demostrará su competencia, integridad, objetividad e independencia en sus evaluaciones, emitiendo informes de calidad y confiables.

Así, generando confianza en los resultados obtenidos. Por tal razón, existen personas o grupos, que se le conoce como “Stakeholders” o Partes Interesada, en dichas evaluaciones.

Debemos, comprender, que las evaluaciones de los auditores internos, le proporciona un marco de referencia a los “Stakeholders” o Partes Interesadas, mediante las evaluaciones de las actividades de la entidad, que pueden tener resultados positivo o negativos, sin importar si es del sector gubernamental o privado.

Al llegar a este punto, vamos a definir el concepto de “Stakeholders” o Partes Interesadas. El concepto de “stakeholders” o parte interesadas, es utilizado por primera vez por Romald Edward Freeman en su obra: “Strategic Management: A Stakeholder Approach” (Pitman, 1984), para referirse a “quienes pueden afectar o son afectados por las actividades de una empresa.”

De acuerdo, con el concepto antes mencionado, los que se pueden afectar o son afectados pueden ser, por ejemplo,

“Stakeholders” o Partes Interesadas Internas

 accionistas,
 propietarios,
 junta de directores,
 ejecutivos,
 gerentes,
 supervisores,
 empleados,
 sindicatos (Uniones).

“Stakeholders” o Partes Interesadas Externas

 clientes,
 organizaciones civiles,
 asociaciones empresariales, industriales o profesionales,
 comunidades colindantes,
 gobierno estatal, y municipal o federal,
 proveedores de servicios o materiales,
 la competencia,
 medios de comunicaciones,
 agencias reguladoras,
 y otros que se sienta afectados directamente o indirectamente.

Ahora, examinemos, brevemente, las Normas de Auditoría Gubernamental Generalmente Aceptadas” (GAGAS por sus siglas en inglés), como marco de referencia para auditor interno, para que éste pueda cumplir con sus evaluaciones y responsabilidades con los “Stakeholders” o Partes Interesada.

Las normas GAGAS, contienen los requisitos y la orientación referente a la ética, la independencia, la competencia y juicio profesional del auditor interno; el control de calidad, el desempeño del trabajo de campo y sobre la presentación de informes de auditorías.

Al mismo tiempo, las normas GAGAS, establecen los Principios Éticos, relacionado al El Interés Público, en la sección 1.15, donde establece lo siguiente:

“El interés público se define como el bienestar colectivo de la comunidad de personas y entidades a los auditores sirven.”

Observando la integridad, la objetividad y la independencia en el ejercicio de sus responsabilidades profesionales, asiste a los auditores para cumplir con el principio de servir al interés público y en honor a la confianza pública.

El principio del interés público, es fundamental para las responsabilidades de los auditores y crítica en el entorno gubernamental.”

Además, debemos, considerar, la sección 1.16, indica, que,

“Una marca distintiva de un auditor es la aceptación de la responsabilidad de servir al interés público. Esta responsabilidad es fundamental cuando se audita en el entorno gubernamental.”

Las normas GAGAS, incorpora el concepto de rendición de cuentas de los recursos públicos, que es fundamental para servir al interés público.”

Por otra parte, “The Institute of Internal Auditors (IIA)”, en su Código de Ética, adoptado por el Consejo de Administración el 17 de junio de 2000. Establece los siguientes principios y, se espera que los auditores internos apliquen y cumplan con ellos.

De igual modo, las Reglas de Conducta del IIA, establecen las guías, necesarias para que el auditor interno ejecute su trabajo responsablemente y profesionalmente, por consiguiente, tenemos considerar los siguientes:

1. Integridad

“La integridad de los auditores internos establece confianza y, consiguientemente, provee la base para confiar en su juicio.”

Los auditores internos:

1.1 Desempeñarán su trabajo con honestidad, diligencia y responsabilidad.

1.2 Respetarán las leyes y divulgarán lo que corresponda de acuerdo con la ley y la profesión.

1.3 No participarán a sabiendas de una actividad ilegal ó de actos que vayan en detrimento de la profesión de auditoría interna o de la organización.

1.4 Respetarán y contribuirán a los objetivos legítimos y éticos de la organización.

2. Objetividad

“Los auditores internos exhiben el más alto nivel de objetividad profesional al reunir, evaluar y comunicar información sobre la actividad o proceso a ser examinado.”

“Los auditores internos hacen una evaluación equilibrada de todas las circunstancias relevantes y forman sus juicios, sin dejarse influir indebidamente por sus propios intereses o por otras personas.”

Los auditores internos:

2.1 No participarán en ninguna actividad o relación que pueda perjudicar o aparente perjudicar su evaluación imparcial.

Esta participación incluye aquellas actividades o relaciones que puedan estar en conflicto con los intereses de la organización.

2.2 No aceptarán nada que pueda perjudicar o aparente perjudicar su juicio profesional.

2.3 Divulgarán todos los hechos materiales que conozcan y que, de no ser divulgados, pudieran distorsionar el informe de las actividades sometidas a revisión.

3. Confidencialidad

“Los auditores internos respetan el valor y la propiedad de la información que reciben y no divulgan información sin la debida autorización a menos que exista una obligación legal o profesional para hacerlo.”

Los auditores internos:

3.1 Serán prudentes en el uso y protección de la información adquirida en el transcurso de su trabajo.

3.2 No utilizarán información para lucro personal o de alguna manera que fuera contraria a la ley o en detrimento de los objetivos legítimos y éticos de la organización.

4. Competencia

“Los auditores internos aplican el conocimiento, aptitudes y experiencia necesarios al desempeñar los servicios de auditoría interna.”

Los auditores internos:

4.1 Participarán sólo en aquellos servicios para los cuales tengan los suficientes conocimientos, aptitudes y experiencia.

4.2 Desempeñarán todos los servicios de auditoría interna de acuerdo con las Normas para la Práctica Profesional de Auditoría Interna (Standards for the Professional Practice of Internal Auditing).

4.3 Mejorarán continuamente sus habilidades y la efectividad y calidad de sus servicios. Extraído del Código de Ética adoptado por el Consejo de Administración del IIA el 17 de junio de 2000.

Considerando las normas antes mencionadas, que provee un marco de referencia al auditor interno en término de conducir sus evaluaciones, así, obteniendo resultado en beneficios y mejoramiento a la entidad, por ejemplo:

• Mediante sus evaluaciones, ayuda a identificar deficiencias que no permite, el uso eficiente y eficaz de las operaciones y los recursos.

• Evalúa el cumplimiento de las leyes y regulaciones, que aplican a la entidad.

• Ayuda identificar ingresos, evaluando las actividades de las cuantas a cobrar o pagar.

• Ayuda a controlas sus gastos, mediantes evaluaciones de los controles internos.

• Ayuda a proteger sus activos, mediante las evaluaciones continuas.

• Motiva al personal a diseñar e implementar controles, para continuo mejoramiento de los procesos operacionales y administrativos.

• Ayuda a la gerencia, a promover y agiliza la toma de decisiones y, la solución de problemas, mediantes sus evaluaciones.

• Mantiene la independencia de criterios y su objetividad en sus evaluaciones.

• Ayuda a mejorar la calidad de los procesos administrativos y operacionales.

• Logra la satisfacción y confianza de los miembros de juntas, gerencia, empleados y clientes por su contribución a la entidad.

• Otros.

Cabe concluir, que las evaluaciones que realizar el auditor interno, es fundamental para los “Stakeholders” o Partes Interesadas, los cuales aprovecharán el cúmulo de conocimientos, destrezas, experiencias y el profesionalismo del auditor interno, para el entendimiento de las actividades administrativas y operacionales de la entidad que opera en su entorno.

Después de todo, una buena gestión de los “Stakeholders” o Partes Interesadas, y las evaluaciones de los controles internos por los auditores internos, redunda en beneficios para garantizar el éxito de cualquier entidad.


Referencia:

Born in Columbus, Georgia, Romald Edward Freeman received a B.A. in mathematics and philosophy from Duke University in 1973 and a Ph.D. in philosophy from Washington University in 1978.

He taught at the University of Minnesota and the Wharton School and is now Elis and Signe Olsson Professor of Business Administration at the Darden School of the University of Virginia. He is also academic director of the Business Roundtable Institute for Corporate Ethics, and director of the Darden’s Olsson Center for Applied Ethics. In 1994 Freeman served as president of the Society for Business Ethics. He is one of the executive editors of the journal Philosophy of Management and he serves as the editor for the Ruffin Series in Business Ethics from Oxford University Press.

In 2001 Freeman was awarded the Pioneer Award for Lifetime Achievement by the World Resources Institute and by the Aspen Institute, and in 2005 the Virginia State Council on Higher Education honored him with the Outstanding Faculty Award. It was further detailed by Freeman in the book Strategic Management: A Stakeholder Approach, and identifies and models the groups which are stakeholders of a corporation, and both describes and recommends methods by which management can give due regard to the interests of those groups. In short, it attempts to play to address the “Principle of Who or What Really Counts.”[2]

In the traditional view of the firm, the shareholder view, the shareholders or stockholders are the owners of the company, and the firm has a binding fiduciary duty to put their needs first, to increase value for them. However, stakeholder theory argues that there are other parties involved, including governmental bodies, political groups, trade associations, trade unions, communities, financiers, suppliers, employees, and customers. Sometimes even competitors are counted as stakeholders – their status being derived from their capacity to affect the firm and its other morally legitimate stakeholders. The nature of what is a stakeholder is highly contested (Miles, 2012),[3] with hundreds of definitions existing in the academic literature (Miles, 2011).
_______________________

Por Manuel A. Gutiérrez, CIA, CRMA ,CBM, CFS,
Ex – Director Interino, Oficina de Auditoría Interna
Compañía de Parques Nacionales de Puerto Rico.

Advertisements

About Manuel A. Gutierrez, CIA, CRMA, CBM, CFS

Certified Internal Auditor(CIA) - Certified Risk Management Assurance(CRMA) - Certified Business Manager(CBM) Certified Fraud Specialist(CFS) - Miembro de la Junta de Gobierno del Instituto de Auditores Internos Inc. - Capítulo de Puerto Rico
This entry was posted in Auditoria and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s