EL AUDITOR INTERNO COMO CONSULTOR EN LA ORGANIZACIÓN

3B images

Hoy es un buen día para establecer y dar a conocer la aportación que realiza el auditor interno como consultor en la organización. Sin embargo, antes de continuar, hay que reconocer que los Auditores Internos son profesionales que poseen las destrezas, experiencias, cualidades y el conocimiento necesario para agregar valor y mejoras a los procesos de gobierno, gestión de riesgo y control en la organización.

Entre tanto, podemos mencionar, que la contribución del Auditor Interno como consultor le brinda una alternativa viable a la gerencia de utilizar sus facultades para alcanzar los objetivos de su organización, y promover  un  buen gobierno corporativo. Sin embargo, la naturaleza y el alcance de los servicios de consultoría se acuerdan con la gerencia.

El Auditor Interno debe ser fielmente diligente respecto en mantener su objetividad y su independencia al realizar trabajos de consultoría. Si existiera, algún tipo de situación que conllevara a un o aparente conflicto de interés, éste deberá informar esta situación a la gerencia antes de aceptar el trabajo. Así, evitar asumir y desempeñar funciones y responsabilidades gerenciales o de dirección.

Ahora bien, debemos considerar que el surgimiento del auditor interno como consultor, se debe a sus conocimientos, destrezas y experiencias en el ámbito administrativo y operacional. Además, las situaciones fiscales, reorganizaciones estructurales internas y reducciones de personal han llevado a la gerencia a confiar y solicitar el apoyo del auditor interno en el servicio de consultoría.

Aquí conviene detenerse un momento a fin de establecer para qué la función del auditor interno sea exitosa como consultor, éste debe poseer la experiencia, el conocimiento, la destreza en los procesos de reingeniería, habilidad para la mediación, debe tener pensamiento estratégico, igualmente la capacidad para crear consenso con las partes en conflictos, y una mente creativa e independiente para resolver problemas.

Por consiguiente, luego de haberse establecido la importancia que tiene la función del auditor interno como consultor en la organización, debemos considerar que el Instituto de Auditores Internos (IIA, por sus siglas en inglés), define los servicios que se consultan como “actividades consultivas y relacionadas al servicio del cliente… sin que el auditor interno asuma responsabilidades gerenciales.” De acuerdo con el IIA, los servicios de consultoría son por naturaleza consejos (asesoramiento, recomendación, opinión y sugerencia), y son desempeñados, por lo general, a pedido del cliente, tanto interno como externo.

Por otro lado, el IIA nos indican que existen dos partes en los servicios de consultoría: la persona o grupo que ofrece el consejo, es decir, el auditor interno, y la persona o grupo que busca y recibe el consejo, es decir, el cliente del trabajo. Cuando se desempeña servicios de consultoría, el auditor interno debe mantener la objetividad y no asumir responsabilidades de gestión.  

Mientras tanto, el “Government Accountability Office – General Acepted Government Audit Standards (GAGAS)” describe este tipo de servicio profesional de consultoría, como un servicio aparte de las auditorías y certificaciones, en otras palabras, este tipo de servicios se denomina a veces servicios de no auditoría o servicios consultivos.

Consideren GAGAS, sección 2.12, establece en relación a la consultoría, lo siguiente:

  • GAGAS no aplica a los servicios que no son de auditorías.
  • El auditor no va informar que los servicios de no de auditoría fueron conducido de acuerdo a GAGAS.
  • La organización de auditoría debe informarle y aclararle a la gerencia que los trabajos de consultoría realizados no constituyen una auditoría de conformidad con GAGAS.

Además, GAGAS, sección 2.13, establece en relación a la consultoría, lo siguiente:

  • Cuando la organización de auditoría provee servicios que no son de auditoría a la entidad, para la que también proporcionan auditoría de acuerdo a GAGAS, el auditor debe evaluar el impacto a la independencia sobre la prestación de servicio de no auditoría de cualquier amenaza identificada a la independencia de acuerdo con GAGAS.

Para más detalles relacionado a los servicios de no auditoria, considere GAGAS, sección 3.33 a la 3.58.

Del mismo modo, podemos ir a las Normas Internacionales para el Ejercicio Profesional de la Auditoría Interna del IIA, considere el Consejo para la Práctica para servicios de consultoría, sección:

1000.C1: La naturaleza de los servicios de consultoría deben ser definidos en el estatuto de auditoría interna.

1130.C1: Los auditores internos pueden proporcionar servicios de consultoría relacionados a operaciones de las cuales hayan sido previamente responsables.

1130.C2: Si los auditores internos tuvieran impedimentos potenciales a la independencia u objetividad relacionadas con la proposición de servicios de consultoría, deberán declararse esta situación al cliente antes de aceptar el trabajo.

1220.C1: El auditor interno debe ejercer el debido cuidado profesional durante un trabajo de consultoría, teniendo en cuéntalo siguiente:

  • Las necesidades y expectativas de los clientes, incluyendo la naturaleza, oportunidad y comunicación de los resultados del trabajo.
  • La complejidad relativa y la extensión de la tarea necesaria para cumplir con los objetivos de trabajo.
  • El costo del trabajo de consultoría en relación con los beneficios potenciales.

2010.C1: El director ejecutivo de auditoría debe considerar la aceptación de trabajos de consultoría que le sea propuesto, basado en el potencial del trabajo para mejorar la gestión de riesgos, añadir valor y mejorar las operaciones de la organización. Aquellos trabajos que hayan sido aceptados deben ser incluidos en el plan.

Para más detalles relacionado a los servicios de consultoría, considere las secciones 2110.C1 y C2, 2120.C1 y C2, 2130.C1, 2201.C1, 2210.C1, 2220.C1, 2240.C1, 2330.C1, 2410.C1, 2440.C1 y C2, 2500.C1 de las Normas Internacionales para el Ejercicio Profesional de la Auditoría Interna, consejo para la práctica.

Finalmente, no cabe duda que la función del auditor interno como consultor interno, ayuda a la gerencia a crear eficiencia, confiabilidad y creatividad en sus operaciones. Además, agrega valor a las organizaciones dando un efecto positivo en:

  • la información financiera,
  • la política de contabilidad,
  • el sistema de control Interno,
  • la formulación de estrategia y políticas,
  • el cumplimiento con la aplicación de leyes y regulaciones,
  • el manejo y control de riesgo en las operaciones,
  • asegurar que la gerencia entienda la definición del alcance en las auditorias.

Dicho de otro modo, el auditor interno como consultor, es un gran recurso en la organización que no se puede ignorar para implementar mejoras continuas, y lograr la más adecuada manera eficaz y eficiente de administración, a fin de asegurar a las partes interesadas, en general, un buen gobierno corporativo.

Por Manuel A. Gutiérrez, CIA, CRMA, CBM, CFS

www.360bestpracticesmethodology.wordpress.com

Advertisements

About Manuel A. Gutierrez, CIA, CRMA, CBM, CFS

Certified Internal Auditor(CIA) - Certified Risk Management Assurance(CRMA) - Certified Business Manager(CBM) Certified Fraud Specialist(CFS) - Miembro de la Junta de Gobierno del Instituto de Auditores Internos Inc. - Capítulo de Puerto Rico
This entry was posted in Auditoria and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s